La Plataforma de Edificación Passivhaus (PEP), aplaude que el Gobierno haya aprobado nuevas ayudas a los consumidores para luchar contra la pobreza energética, que afecta a 4,6 millones de hogares en España. Sin embargo, la asociación aboga por que las administraciones den un paso más allá y promuevan la construcción de edificios y viviendas energéticamente eficientes para combatir esta problemática.
El Consejo de Ministros aprobó el Real Decreto-ley 15/2018, de 5 de octubre, de medidas urgentes para la transición energética y la protección de los consumidores que, entre otras cosas, anula el impuesto del 7% sobre generación eléctrica y el impuesto de hidrocarburos durante seis meses, tiempo que se da para elaborar una Estrategia Nacional contra la Pobreza Energética. Se calcula una repercusión total del 7% a la baja en el recibo de la luz. Además, introduce cambios en el bono social eléctrico, crea el bono social térmico para calefacción y suprime el impuesto al sol.
Un aspecto que debilita esta iniciativa es que, si no hay nuevos presupuestos para 2019, en principio, el programa de ayudas quedaría en el aire al estar condicionado a la disponibilidad presupuestaria para financiarlo. Sin embargo, el Ministerio para la Transición Ecológica ha decidido garantizar la puesta en marcha del bono social independientemente de los presupuestos. De esta forma, muchas familias se podrán beneficiar gracias a la medida de urgencia adoptada por el Gobierno.