Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al navegar en nuestra web, aceptas el uso de cookies.

Manifiesto Institucional por la eficiencia enérgetica en la edificación “vivir mejor consumiendo menos energía”


Los edificios son responsables de alrededor del 40% del total de la energía que consumimos y, por lo tanto, de la contaminación que este consumo genera.

Durante la cumbre mundial celebrada en parís, en diciembre de 2015, se firmó un acuerdo para conseguir que en 2050 la temperatura media del planeta no subiese más de 2ºc con respecto a los niveles preindustriales.

Lograr este objetivo solo será posible si damos extricto cumplimiento a la directiva europea 2010/31 sobre eficiencia energética. Así nos lo recordó en agosto de 2016 la unión europea mediante la publicación de una recomendación (recomendación que curiosamente, es “de obligado cumplimiento”) en la que se nos solicita a todos que redoblemos nuestros esfuerzos, para que todos los edificios públicos sean de consumo casi nulo a partir del 31 de diciembre de 2018 y todos los edificios, sin excepción, lo sean a partir del 31 de diciembre de 2020.

Además de causar un efecto negativo en el medio ambiente, el elevado consumo de energía supone una dificultad económica para las familias, especialmente para las más vulnerables y, sobre todo, en época de crisis.

Supone también una pérdida de confort y una evidente pérdida de salud.

Nuestros colegios, grandes consumidores energéticos en los que crece la ciudadanía del futuro, constituyen espacios de vital importancia, ya que el confort y la calidad del aire interior tienen consecuencias directas sobre el alumnado y su rendimiento.

Estos aspectos, que hoy son un coste económico y social pueden y deben ser una inversión de futuro.

Por todo ello, nos hemos reunido hoy aquí, con el objetivo de conocer y analizar algunas de las acciones que podemos desarrollar en el ámbito de la construcción, en materia de sostenibilidad y eficiencia energética, con el objetivo de vivir mejor consumiendo menos.

Nosotros, los alcaldes, mandatarios y otros miembros institucionales aquí presentes, somos conscientes del peso y la importancia de nuestras actuaciones y asumimos la función ejemplarizante que corresponde a la administración.

De la misma manera que fomentamos la movilidad sostenible y que la industria automovilística avanza para minimizar la contaminación producida por los coches, la industria de la construcción debe proporcionarnos edificios muchísimo más eficientes y menos contaminantes.

La plataforma de edificación passivhaus nos ha presentado un modelo de construcción aplicable en cualquier lugar, independientemente de la climatología de la zona, con el que conseguir edificios de consumo casi nulo, tanto nuevos como rehabilitados.

El estándar passivhaus no es el único modelo; pero sus prestaciones y eficacia han sido medidas y constrastadas en reiteradas ocasiones, y demuestran que sabemos y podemos construir edificios de consumo casi nulo.

Y por eso, porque sabemos y podemos construir edificios de consumo casi nulo, nosotros, los alcaldes, mandatarios y otros miembros institucionales abajo firmantes, nos comprometemos a avanzar en el cumplimiento de la directiva 2010/31 y conseguir que antes del 31 de diciembre de 2020, todos los edificios de nueva construcción públicos y privados y, todos los rehabilitados, sean edificios de consumo casi nulo.